jueves, 21 de abril de 2011

Viviendo en el caos

No tenía ni idea de lo importante que era para mi escribir en el blog hasta que he tenido las suficientes agallas para entrar de nuevo y releerme. Ni escribo bien ni conozco ningún tema tan en profundidad como para dar consejos o sentar cátedra de nada pero la causa primera, el motivo por el que lo creé, vuelve a mi con fuerza y la suficiente contundencia como para regresar a la vida escrita. El tono que percibo en mis entradas y comentarios antiguos es de ritmo frenético en una vida bastante ordenada (diooooos yo creía estar agobiada!!!) y siento que ahora es absolutamente al contrario, vivo mas serena en medio del caos total. Cuando me agobio termino llegando a la conclusión de que no cambiaría esos momentos por nada en la vida. El primer impulso fue borrar todo y empezar de nuevo...qué error!, no soy mas que estas cosas pequeñas que voy diciendo a ratos y aquello que me contestan mis amigos y anima la tertulia y la discusión constructiva. El segundo impulso ha sido borrar aquello que al ser leído por sus protagonistas pudieran sufrir al ser recordado, también alguna foto de aquellas parejas que eran y ya no son...pero, aunque he llegado a eliminar algo puesto por mí sigue siendo un error negar el pasado u obligarse a no sentir cierta nostalgia por aquello que ya no será mas. El ultimo impulso me pilla ya demasiado cansada para llevarlo a cabo de inmediato por lo que seguiré mañana....lo importante es...que el collage de mi caótica vida, impreso en la luz de la pantalla de mi ordenador, quiere seguir existiendo.

3 comentarios:

Rosa Elena dijo...

¡Aquí estoy para leerte! Y tal vez me anime a recuperar mi blog, aunque sólo tenía un par de entradas, jajaja. Un besote gordo guapísima.

Rocio dijo...

Nunca creí que el pasado debiese ser borrado, aprendemos mucho, sufrimos como si fuese la última vez que fuésemos a sufrir....pero todo sigue, y es mejor, o al menos diferente, la vida crece, la vida avanza,pero nunca seríamos lo que somos sino hubiésemos llorado, sino hubiésemos reído, sino hubiésemos cambiado. La vida nos hace fuertes.
Sabes que yo te lo he comentado algunas veces...me quedo con las riquezas que me ha dado mi pasado,me quedo con amigas a las que hace meses que no veo pero sé que están ahí, y que seguirán estando ahí, porque las quiero y me quieren.
Echaba de menos tu blog....se nota???
TE QUIERO AMIGA.
Ya mismo toca un cafelito pedagógico de los nuestros.

María dijo...

Gracias amigas por escribir y nutrir este blog! Cuando decidí reabrirlo pensé que en esta " nueva etapa" los comentarios irían en mi muro de Facebook...nueva sorpresa!, y qué bien sienta ver crecer el numerito de ahí abajo que te anuncia que alguien ha dicho algo...y si es alguien tan importante como vosotras, aun mas! . Rosa Elena se que lo digo poco pero eres un gran apoyo en estos momentos de aprender a ser mamá, no se que haría sin vosotras, mis mamis canguro, mis comadres, mis amigas ya. Un beso para los 4
Y a ti Ro, que te puedo decir que no te haya dicho tantas veces, que sí, a veces siento nostalgia de aquellos tiempos, de las cenitas, nochecitas locas y días tan divertidos, pero se que todo lo andado sirve y yo tampoco cambiaría nada de lo que fue, como no cambio ni uno solo de los segundos junto a Alejandro, junto a mi familia. Supongo que volveremos a encontrar un lugar comun. Te quiero muchísimo pero...eso ya lo sabes también.