domingo, 10 de marzo de 2013

Érase que era en el país de mas allá del Arcoiris, un personaje extraño, vestido de gris, que robaba el calor de las personas y las cosas y campaba a sus anchas por todo el reino lanzando aquí y allá pequeños copos de nieve, como corcho blanco. Un dia, los niños que vivían cerca del castillo del amanecer jugaban en la plaza llamada del sol, y vieron llegar al hombrecito gris cubierto de calcetines, y entendieron qué era lo que le pasaba, por qué siempre andaba malhumorado, y era que sentia mucho frío,porque todos los niños saben, que los calcetines protegen del frío, así que le pidieron sus calcetines, le tejieron una gran bufanda que le cubría su ancho cuello y le regalaron unas botas con las que no volvió a tener frío y dejo de robarle el calor a la gente. Así empezó a sentirse un poco menos gris.

11 comentarios:

cuestiondemadres dijo...

QUE BONITOOOOOOO!!!!! muy original y bonito.. me ha encantado..feliz día

Mamá Merlin dijo...

Qué historia tan original!! No imaginaba al muñeco de nieve tan maluco... Qué perspectiva has tenido. Feliz domingo!!

MIA C. dijo...

Genial, me ha gustado desde el principio al final, erase que se era...así empiezan los grandes cuento :) Feliz día

felizenbrazos tienda dijo...

Que cuento más bonito!!!

mamaquesabe.com dijo...

Uoooohhh! No te conocía! Eso se llama hacer una gran presentación! Muy lindo, pero mucho, mucho! A mi colección impresa va para leer a mi mini!
Feliz semana!

Maribel dijo...

Qué cuento tan bonito.
Es que los niños saben sacar lo bueno que se esconde hasta en las personas más grises.

Bergeronnette dijo...

Que bonito!! Me alegro que te hayas animado a escribir, me ha gustado un montón tu cuento, y conocerte un poco más.

Ara dijo...

Como dicen por aquí arriba así empiezan los grandes cuentos. Siempre un placer escucharte, placer doble leerte. Achuchones

El Horno de mami dijo...

Que bien que los niños pudieron ayudarle a sentirse mejor. Feliz semana.

Almudena dijo...

¡Preciosa historia! Me recuerda a los cuentos de Andersen... ¡Olé!

llamemosla hache dijo...

Qué historia tan bonita. Voy a tener que encargar yo unos calcetines de esos para sentir menos frío en mi trabajo.
Feliz día.